02/03/2024

planea un fuerte recorte en la planta municipal



La motosierra sobre el gasto y la distribución del recurso humano en el Estado sostiene, con crudeza, cada línea de los anuncios, pendientes de cumplimiento, del Gobierno de Javier Milei, y el tembladeral por eventuales despidos llegó a los municipios. En La Plata, el flamante intendente, el peronista Julio Alak, denunció una situación “explosiva” en el crecimiento de personal de la municipalidad platense y anticipó una limpieza de contratos.

La novedad adquiere la tonalidad del experimento de Javier Milei, en Nación. Pero, a escala, y con un marco ideológico diferenciado, se ejecuta en el empleo público de la capital de Buenos Aires. La rareza es que Alak es un histórico peronista, ex ministro de Justicia de Axel Kicillof, y, en su quinto mandato, releva a Julio Garro, de Juntos por el Cambio. De la escasez económica emergen estas aparentes contradicciones.

El ex ministro, también de Cristina Kirchner, asumió con el mensaje central de mencionar cómo la plantilla de agentes se amplió de 6.000 empleados a 12.573 en apenas algunos años. Representa un incremento del 48% del plantel desde 2016.

“De ellos, 1860 fueron incorporados en 2023”, en los últimos meses de gestión de Garro, explicó Alak ante el Concejo Deliberante. Casi diez días después que el saliente gobierno kirchnerista nacional metía firma a conchabos de apuradas en ministerios, empresas públicas y organismos descentralizados. La discreción y el dispendio no tiene etiqueta partidaria.

Esas capas geológicas comunales engordaron desde hace mucho tiempo. Alak tuvo su cuota , Bruera alimentó con 2.000 más y Garro cerró el escalamiento. Sin contar las 36 cooperativas sociales que reúnen mano de obra, a cargo del municipio, para tareas comunitarias. Otra continuidad añosa.

¿Se justifica el incremento? Ex funcionarios de la administración de JxC de ese período explicaron a Clarín que “la expansión demográfica, la extensión de servicios en la segunda comuna de la Provincia, en cantidad de habitantes (772.618 ), y la complejidad de la demanda social ameritaban el aumento de agentes”.

Desde la nueva gestión apelan al comparativo con municipios como Quilmes o La Matanza para señalar el desborde de contratos en el municipio platense. En Quilmes, con una población de 633.391 vecinos se registran 4.880 trabajadores. Es decir, uno por cada 130 quilmeños. En La Matanza, censados 1.837.774 pobladores, la ecuación es 7.426 empleados municipales. Representa uno cada 247 personas de esa comarca. Incluye personal de los tres hospitales. La Plata no tiene ninguno, se encargan de aclarar los nuevos moradores del Palacio de Gobierno platense, frente a la gótica Catedral roja.

Hay varias intendencias que ponen la lupa en las últimas designaciones. De una coalición u otra.

No obstante, Buenos Aires mantiene una buena perfomance de gasto en personal del estado. El último censo determina que el 37% de los asalariados registrados desarrolla sus actividades en la administración nacional o en las provinciales y municipales. El primer lugar lo ocupa Formosa, donde el 70% de los empleados con aportes tiene un puesto estatal. Las otras provincias que completan la grilla y tienen más empleo público que privado registrado son La Rioja (67%), Catamarca (65%), Santiago del Estero (61%), Jujuy (59%), Chaco (56%), Misiones (55%), Corrientes (52%) y San Luis (50%).

Según los últimos datos oficiales, Tierra del Fuego lidera las escalas con 125 empleados estatales cada 1000 habitantes. Le siguen Catamarca (con 113), La Rioja (109) y Neuquén (106). En el otro extremo está Córdoba (34 empleados públicos cada 1000 habitantes), Buenos Aires (36) y Santa Fe (40).

Alak no plantea el desguace abiertamente pero sus segundas líneas ya están hablando del déficit en las cuentas del municipio. Apremio del que habla el ministro de Economía de Milei, Luis Caputo, a extremos de catástrofe. “Estamos lejos de ese diagnóstico y de las ideas de Milei”, por las dudas exponen desde el alakismo.

Igual, el tema es de plata. Los técnicos del alakismo aseguran que la deuda que deja Garro asciende a 17 mil millones de pesos. En cambio, el bloque de concejales del PRO afirma que “no hay registro contable” de ese endeudamiento, alegado por el jefe comunal actual. “La planta de trabajadores no es comparable” con la que dejó Alak en 2007.

“La estimación de esa deuda es absurda porque no hay registro contable que acompañe ese dato. La deuda flotante es del 3.6% del presupuesto 2024 y responde a los pagos que resta realizar a proveedores por los servicios prestados durante diciembre, que se abonan a mes vencido”, insistieron desde el bloque, ahora opositor.



Source link

Open chat
1
HOLA!!
Scan the code
SOMOS RADIO JUDICIAL
HOLA!! GRACIAS POR TU CONTACTO...EN QUE PODEMOS AYUDARTE?