27/09/2022

La agenda principal fue el FMI, el litio y el discurso de odio | Evaluación de la gira presidencial en Estados Unidos



Desde Houston

Una «muy buena» reunión con la titular del FMI Kristalina Georgieva y el presidente de Francia Emmanuel Macron, la intervención en la ONU y el encuentro con inversores de Vaca Muerta fueron, en ese orden, los puntos que resaltó Alberto Fernández en esta gira de cuatro días por Estados Unidos. 

A pesar de haber madrugado para llegar puntual al almuerzo que tenía pautado con más de 80 empresarios petroleros en Houston, y con tres días previos de una intensa agenda de trabajo en Nueva York, el Presidente postergó su media hora de descanso para hablar con PáginaI12 y el resto de los medios que forman parte de la comitiva presidencial y repasar los puntos centrales de sus últimos días en Nueva York y Houston.

FMI

La primera pregunta fue sobre su encuentro con la titular del FMI y la posibilidad de postergar las metas en 2023: «Hablé mucho de la economía mundial. Le advertí que el escenario ha cambiado sustancialmente. Ella lo entiende perfectamente bien. No digo ninguna novedad porque lo ha dicho ella antes que yo, que el escenario ha cambiado mucho y que hay que revisar cosas también», explicó el Presidente en lÍnea con el discurso que viene dando el Gobierno al respecto. La  posibilidad de modificar las metas se encuentra abierta desde la propia firma del acuerdo en marzo, en que se planteó que la guerra entre Rusia y Ucrania iba a impactar en las variables macroeconómicas. Pero el gobierno prioriza mantener el programa económico para dar credibilidad. 

Sobre la eliminación de los sobrecargos que le cobra el FMI a los países endeudados por encima de lo que les corresponde, explicó: «Ella me dijo que en la próxima reunión de directorio iba a poner ese tema en debate».

Energía

El tema energético fue protagonista en la gira presidencial. En la charla con la comunidad abierta de la New School of Economics, el jefe de Estado anunció la intención de convertir al litio en recurso estratégico y, ya en Houston, declaró que enviará un proyecto de ley para dar certeza a las empresas que producen gas y litio y brindar un marco propicio para la instalación plantas de licuefacción de gas. 

«Ayer hablé de la importancia estratégica del litio. Efectivamente la tiene. Todos los que compartieron hoy mi mesa me hablaron de litio y son productores de gas o de petróleo, pero están viendo al litio como una energía importante», confesó. Es por ese motivo que el Presidente habla de la necesidad de declarar al litio un bien estratégico para el desarrollo de Argentina, «siguiendo un poco lo que ha hecho Chile», aseguró y aclaró que el desafío es «ver cómo preservar la buena explotación y la buena producción de litio con las provincias. Porque hay que acordarse que por el sistema federal que tenemos los dueños de las reservas mineras son las provincias».

Sobre el proyecto de ley, Fernández aseguró que lo viene trabajando con el ministro Sergio Massa «hace ya unos días». «Es un proyecto que lo que básicamente pretende es fijar un escenario y que no sea alterado. Y por eso necesita de aprobaciones legales y por eso es un proyecto de ley», aseguró.

Discursos de odio

Otro de los temas que el Presidente mencionó en cada intervención pública de la gira, y priorizó en su discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas fue su preocupación por el avance de los discursos de odio en el marco del atentado a Cristina Fernández de Kirchner. 

«Tras la pandemia, se ha generado un desánimo social muy grande en todo el mundo y ese desánimo es aprovechado por sectores reactivos, a veces son más de izquierda, a veces más de derecha, pero parece estar prevaleciendo los de derecha y promueven un discurso realmente confrontativo y un discurso de odio que a veces penetra en la cabeza de mucha gente y esto es un problema que tenemos y que tenemos que afrontar», sentenció el presidente y agregó la «necesidad de regular de algún modo el uso de las redes sociales, para que allí deje de circular el discurso violento y me parece que eso es lo que tenemos que hacer como sociedad, porque nadie quiere lo que le paso a Cristina».

Luego insistió en que no se puede minimizar el hecho diciendo que «son un grupo de loquitos. «Hubo gente que tiró antorchas prendidas y bolsas mortuorias en la Casa Rosada, otra que puso una guillotina que yo aparecía cada dos por tres en la Plaza de Mayo colgado de una soga. Es algo que no nos podemos admitir como sociedad», finalizó el Presidente.

Hubo dos preguntas que el Presidente evitó responder: sobre la posición de Argentina en la votación de los próximos días acerca de la remoción o no del presidente Mauricio Claver-Carone por malas conductas, y sobre la posibilidad de eliminar las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO). 

De la primera, dijo desconocer el informe aunque sentó una posición: «Todos conocen lo que yo pienso de como el banco está siendo conducido a partir de los años de Trump. Creo que no ha sido bueno para la región que el banco no quede en manos de un latinoamericano y la verdad que nosotros no estamos pensando en ocupar ese lugar en el banco. Sí lo que necesitamos es que el banco rápidamente responda a los compromisos que tiene con Argentina y todavía no lo ha hecho».

Sobre las elecciones el Presidente aseguró «no estar pensando ni en las PASO, ni en reelecciones, ni en cuál es la coyuntura política y personal, ni de mi espacio político. Estoy pensando en cómo sacar adelante los problemas que tenemos y son muchos y todos los días se agravan, porque el mundo cada día está más difícil».

De esta manera cerró un viaje que tiene un condimento particular, es la gira de las cuatro estaciones: «Salimos en invierno de Buenos Aires,  llegamos en verano a Nueva York, festejamos el día del otoño en Houston y ya volvemos a Buenos Aires para primavera», decía una de las azafatas del charter privado de Aerolíneas Argentinas que contrató la comitiva presidencial. 



Source link