27/01/2023

La foto más popular de la historia de Instagram tiene a Messi con una copa trucha  | Desde la tribuna del estadio Lusail, entró a la cancha una réplica de la Copa del Mundo en la gran final



La Selección Argentina acarició la Copa del Mundo en Qatar solo unos instantes frente a las cámaras del mundo. De inmediato, la FIFA la trocó delante de todos por una réplica «oficial», que es la que usaron los jugadores para el festejo en toda la cancha. Pero hubo una tercera copa en cuestión, una trucha de muy buena factura artesanal, que unos hinchas hicieron entrar a la cancha en un pasamanos con un camarógrafo, para que fuese firmada por los jugadores. En cierto momento, Messi celebraba en un arco con su copa -más que bien ganada- y en el otro, Di María cantaba con la réplica «oficial». El mejor jugador del mundo creía tener en sus manos la «oficial» y con esa le sacaron la foto posteada en su Instagram, nada menos que la más «megusteada» de la historia de esa red: casi 75.000 likes. En cierto momento los dos astros se cruzaron y Di María le aclaró el error entre risas.

Los hinchas dueños de la copa trucha se la habían comprado en Argentina a Eliana Pantano, quien la fabricó con familiares su taller del barrio bonaerense de Llavallol. Por AM750 Eliana contó que empezó a meterse en el mundo de la réplica de copas de puro gusto. “La primera que hice fue la Libertadores cuando la gana Boca en el 2003. Ahí es cuando decido hacerme una para mi casa como velador. En el museo de Boca me ven tomando las medidas, me preguntan para qué era y me dijeron que querían verla. Y nunca llegué a tenerla en mi casa, porque se la quedaron. Ahí empezó el boca en boca. Nunca había tenido intención de dedicarme a esto y ahora tengo un año de lista de espera para hacer entregas”, relató por La Mañana. En estos 20 años, su taller fue creciendo. Llegó a hacer la réplica de la copa que, a través de un cliente, terminó sobre el cajón de Maradona en su velatorio, y ahora sueña con poder entregarle a Messi una copia para que la guarde en su museo. Eliana explicó que terminar una copa les puede llevar seis meses, hechas con moldes que cubren con resina y cuarzo en el interior y bañadas con pintura símil oro, replicando incluso el peso original.



Source link