27/09/2022

Marchas de enfermeros, residentes y concurrentes en CABA | Día de la Sanidad



En el marco del Día de la Sanidad, diversos sectores de trabajadores y trabajadoras de la salud se movilizaron este miércoles en la Ciudad de Buenos Aires con reclamos dirigidos al gobierno porteño. La Asociación de Licenciados en Enfermaría (ALE) marchó al Obelisco para exigir nuevamente el reconocimiento de la carrera en la Ley 6.035 de profesionales de la salud y rechazar el proyecto alternativo que propone el GCBA. En tanto, los residentes y concurrentes de los hospitales porteños se movilizaron a la Legislatura por recomposición salarial y mejoras en las condiciones laborales. Las asociaciones anunciaron un «paro hospitalario» para el martes de la próxima semana. 

La columna de la ALE partió de Corrientes y Callao pasadas las 12 del mediodía de este miércoles detrás de una larga pancarta que reclamaba «reconocimiento salarial, profesional y laboral a la Enfermería«. «Seguimos exigiendo equiparación salarial al cien por ciento, en una sola cuota, y rechazamos ese nuevo fraude llamado ‘carrera de enfermería’ de Larreta, cocinado a espaldas de miles de nosotras y de nuestro sindicato representativo», dijo en conferencia de prensa Luciana Franco, enfermera del Hospital Fernández y secretaria gremial de ALE.

La Asociación se expresó otra vez en contra de la iniciativa que impulsa el GCBA para equiparar, en cuotas, el salario del sector de Enfermería con el de los y las profesionales de la salud. Según la ALE, ese proyecto «en realidad propone cuotas hasta el 2025 sin llegar ni al 50 por ciento del salario que nos corresponde«. Además, la iniciativa no incluiría el reconocimiento de la carrera dentro de la ley 6.035, reclamo histórico del sector, sino que crearía una nueva carrera de enfermería paralela. «Exigimos la inclusión en la ley sin más fraudes, trampas ni dilaciones«, advirtió Franco. A principios de septiembre, desde ATE-Capital también se habían manifestado en contra de la iniciativa propuesta por el Ejecutivo.

A la protesta de la ALE también adhirieron otros sectores de la salud porteña, como el sindicato del Hospital Moyano, la Asociación de Profesionales de Servicio Social, la Asociación de Profesionales de Instrumentación Quirúrgica, además de asociaciones de trabajadores sociales y musicoterapeutas. “Nosotras, las enfermeras, somos el sector más postergado y castigado del equipo de salud, pero la política salarial a la baja es de conjunto a todo el equipo», señaló en este sentido Andrea Ramírez, enfermera del Hospital Ramos Mejía y presidenta de la ALE, que anunció que el martes que viene realizarán un «paro hospitalario«. También desde ATE convocaron al paro en los hospitales para esa misma fecha.

Por la mañana del miércoles, antes de la marcha de ALE, también se movilizó la Asamblea de Residentes y Concurrentes (ARC) de la Ciudad. En este caso la marcha comenzó en el Obelisco y culminó en la Legislatura y se realizó en el marco de un «paro sin guardias» en los hospitales y centros de salud porteños. El principal reclamo levantado por la Asamblea fue el de recomposición salarial, «por un salario básico inicial para residentes y concurrentes de 250 mil pesos a partir de noviembre«.

«El sueldo de residentes ronda los 110 mil pesos y el de enfermería los 80 mil, mientras que el de un profesional de planta o guardia con especialidad no supera los 140 mil, y el de los suplentes un 40 por ciento menos por igual tarea», indicaron desde la Asamblea en un comunicado sobre la situación actual del sector. Además, agregaron que «venimos de años de retroceso en nuestras condiciones laborales. El salario de miseria que percibimos por nuestras funciones es una forma de maltrato y ninguneo, al igual que las jornadas interminables de trabajo a las que nos someten». Desde la Asociación de Residentes y Concurrentes del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez precisaron en este sentido que «trabajamos más de 80 horas semanales debido a guardias que se extienden por 24 horas o mas». «Lo que nos pagan por una hora no alcanza para comprar un kilo de pan», añadieron.

La ARC indicó además que «la pésima retribución por nuestras tareas, sumado al deterioro de las condiciones laborales y de formación, lleva a que cada año sean menos los profesionales de la salud que quieran incorporarse al sistema público. Esta situación provoca una sobrecarga laboral para todxs lxs profesionales ya que cada vez hay más usuarixs que recurren a la atención en los efectores públicos y cada vez los trabajadorxs de la salud somos menos, más sobrecargadxs y precarizadxs«. Tras la movilización, los residentes y concurrentes realizaron una asamblea general en Avenida de Mayo y Bolívar, junto a la Plaza de Mayo, en la que también decidieron convocar al paro para el martes próximo. 



Source link