16/08/2022

Sobreseyeron a Mauricio Macri por el espionaje en el caso del ARA San Juan | Los camaristas que el expresidente nombró revocaron ahora su procesamiento



Pese a la existencia de informes, fotos y ciberpatrullaje en redes sociales, la Cámara Federal porteña sostuvo que no hubo espionaje sobre los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan, el submarino que se hundió en noviembre de 2017. En ese sentido, los jueces Pablo Bertuzzi, Mariano Llorens y Leopoldo Bruglia revocaron el procesamiento del expresidente Mauricio Macri y de los jerarcas de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante su gobierno y dispusieron su sobreseimiento.

El 1 de diciembre pasado, el juez Martín Bava había procesado a Macri por haber ordenado el espionaje sobre los familiares que buscaban respuestas sobre lo sucedido con el submarino de la Armada Argentina. Según el juez que subroga en Dolores, Macri posibilitó las tareas de inteligencia ilegal que se hicieron desde la base Mar del Plata de la AFI y utilizó esa información para controlar un reclamo que trascendía las fronteras.

En la causa, Bava también había procesado a los directivos de la AFI Gustavo Arribas y Silvia Majdalani junto con otros funcionarios de peso de su gestión: los exdirectores operacionales de Contrainteligencia Diego Dalmau Pereyra y Martín Coste, el exdirector de Reunión Eduardo Winkler y el jefe de la base Mar del Plata, Nicolás Iuspa Benítez. El magistrado había encontrado responsables también a cinco agentes que revistaban en esa delegación.

El espionaje –según Bava– habría tenido lugar entre diciembre de 2017 y finales de 2018. El juez había arribado a esa conclusión en base a documentación que halló la entonces interventora de la AFI Cristina Caamaño, que denunció el caso en septiembre de 2020. En la base Mar del Plata de la exSIDE había informes sobre los familiares, seguimientos y fotos. Sin embargo, para la Cámara eso no alcanzó.

Los argumentos

Como los documentos existían, nunca se negaron las tareas. Lo que sí hizo la defensa del expresidente fue decir que se trataban de averiguaciones que hizo la AFI para colaborar con la “avanzada presidencial”, que es el reconocimiento del territorio antes de una visita presidencial. Esa teoría tiene un problema. Uno de los informes se envió antes de un encuentro que Macri mantendría con los familiares en la Casa Rosada y detallaba las distintas posturas que tenían los parientes frente a la búsqueda del submarino.

«Los informes que conforman los hechos de reproche se evidencian claramente como actividades tendientes a preservar las instituciones constitucionales –entre las que se encuentra la figura presidencial y/o la seguridad interior–. Ello, frente a cualquier riesgo, como por ejemplo la supervisión de movilizaciones que podían circundar las visitas presidenciales y/o los acercamientos a su figura y/o residencia, todo lo cual resulta atendible dentro de los propósitos que inspiran a la inteligencia en este ámbito», respondieron Llorens, Bertuzzi y Bruglia.

«Consideramos que existe suficiencia probatoria para afirmar que las actividades desplegadas tuvieron como único objetivo la seguridad presidencial y/o la seguridad interior, y por esa razón se encuentran justificadas«, señalaron este viernes en su fallo los camaristas.

Los otros acusados

Al no haber existido delito, según los camaristas, se dispuso el sobreseimiento de todos los procesados en la causa del ARA San Juan. Una suerte similar tuvieron Arribas y compañía, que estaban procesados en la causa sobre el llamado «Proyecto AMBA», que son las bases que la AFI desplegó en provincia de Buenos Aires entre 2016 y 2017.

En el caso de AMBA, los camaristas no se ahorraron críticas a la instrucción de los jueces de Dolores, pero no dijeron que no había delito para investigar. Revocaron los procesamientos y será el juez Julián Ercolini quien deba volver a darle impulso a ese expediente.

Días después de que Bava dictara el procesamiento de Macri en la causa del ARA San Juan, la Cámara Federal de Casación Penal le sacó el expediente madre: el que orbita alrededor del falso abogado Marcelo Sebastián D’Alessio, a través del cual el juez Alejo Ramos Padilla había descubierto una red que se dedicaba a la inteligencia ilegal y al armado de causas que tenía terminales en distintos sectores del gobierno de Macri. Esa causa –que ya fue en parte elevada a juicio– quedó en manos del juez Ercolini al igual que las investigaciones del ARA San Juan y del llamado “Proyecto AMBA”.

Las expectativas de que la Cámara Federal porteña fuera a convalidar lo actuado en Dolores eran pocas. Dos de los mismos jueces que ahora evaluaron la situación de Macri –quien los designó en la Cámara– ya habían descartado la existencia de un plan masivo de espionaje durante la era Cambiemos. En ese momento, Llorens y Bertuzzi habían desresponsabilizado a los jefes de la AFI por las tareas de seguimiento sobre dirigentes políticos y habían dejado procesados a integrantes de la exSIDE, de quienes dijeron que hacían espionaje por su propia cuenta y para obtener rédito particular.



Source link