27/09/2022

Un diferendo cierra vacantes en una escuela | Una secundaria en Moreno, en el espacio de otra dependiente de la UNM



Los desbarajustes de la política educativa de la exgobernadora María Eugenia Vidal siguen dando coletazos. Desde el trágico estallido por pérdida de gas en la escuela 49 de Moreno, otra escuela del mismo municipio, la 37, quedó sin edificio hasta tanto el Gobierno bonaerense proveyera el terreno, y la municipalidad de Moreno gestionara la obra de un nuevo solar. La Universidad Nacional de Moreno ofreció como solución provisoria que se ocupara el predio de una escuela secundaria técnica dependiente de la UNM que recién iniciaba sus ciclos, dentro del predio de la Universidad. Pero pasaron los años y ni fueron aportados los fondos ni se inició ninguna obra. Entretanto, la escuela técnica siguió creciendo y ya no tiene más espacio para incorporar nuevos años.

“Por la responsabilidad que tenemos, debemos salir a anunciar hoy, que no encontramos forma de asegurar la continuidad de todo tercer año”, dijo a Página/12 Claudio Fardelli, director de la Escuela Secundaria Politécnica (ESPUNM), dependiente de la Universidad de Moreno (UNM). La UNM, reclama el edificio que construyó y prestó a la Escuela Secundaria provincial número 37 hasta que tuviera suyo propio. Mientras, el Municipio invita a la Universidad a construir un nuevo edificio para la SPUM en el predio de la Universidad, desconociendo la validez de convenios firmados por los gobiernos nacional y provincial.

La Universidad inició actividades en 2010 en un predio cedido por un convenio de uso entre la Secretaría de Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF), el Municipio de Moreno y la Universidad Nacional de Moreno. El Ministerio de Educación nacional lanzó un programa para la creación de escuelas secundarias en universidades. En 2015 la UNM se adhirió, luego de que presentara los planos con todos los edificios que necesitaba, incluidos aquellos que la preceden.

A partir de la subdivisión de parcelas del predio de la UNM se estableció llevar adelante el proyecto de la escuela y detrás de esta un Instituto Tecnológico de la UNM. Los planos fueron aprobados tanto por el Ministerio de Educación como el Ministerio de Obras Públicas, y el Municipio de Moreno.

En 2018, se produjo la explosión en la Escuela Nº 49 de Moreno por una fuga de gas, provocando la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez. Así, comenzaron las sesiones de los comités de crisis. “Estaban formadas por autoridades escolares y padres. Era algo comunitario e informal. En una de esas reuniones se le ocurre a alguien entregar ese edificio, sin saber de quién era, a la escuela 37, que era una escuela que estaba ubicada cerca de la Universidad y en ese momento estaba compartiendo edificio con la escuela primaria número 24”, esta última clausurada por tener su edificio en muy malas condiciones, contó Fardelli.

A fines del 2019, la escuela 37, por un acuerdo entre la provincia de Buenos Aires, el Ministerio de Educación de Nación y la UNM, pasó a ocupar provisoriamente las aulas que iban a estar destinadas a la ESPUNM, hasta que la Provincia de Buenos Aires accediera a un nuevo terreno, que iba a ser financiado por el Gobierno nacional. Tras la fundación de la ESPUNM en 2021, cuyo edificio estaba ocupado por la 37, se le asignaron aulas del predio de la Universidad, pero provisorias, para la cursada, hasta tanto se le devolviera el edificio.

De esta situación, pasaron dos años y la provincia de Buenos Aires no entregó un nuevo predio para la 37, ni mucho menos empezó la construcción de la escuela.

Todos los años la ESPUNM tiene una demanda de 400 inscriptos y pueden dar vacante solo a 70, pero como ya no hay espacio para realizar nuevas aulas peligra la continuidad del ciclo superior o la posibilidad de recibir nuevos ingresantes en el 2024. Esta situación fue informada la semana pasada a los padres y alumnos de la escuela.

“No hay vacantes, y mucho menos una escuela de informática en Moreno. Para nosotros conlleva mucho esfuerzo enviar a nuestro hijos a esa escuela. Mi hija hizo la orientación y no va a recibir el título de lo que estudió estos dos últimos años”, aseguró Alejandra, mamá de una alumna de segundo año de la ESPUNM.

“El municipio no reconoce la parte de tierra de la Universidad y sistemáticamente clausura el terreno. Tampoco habilita el apto ambiental para la obra, por lo cual todavía no pudimos encarar la licitación del Instituto Tecnológico, que iría detrás de la ESPUNM”, sostuvo Fardelli.

El Municipio de Moreno, por su parte, pidió la licitación para poder construir un Polo Educativo donde, según los planos aprobados, debería ir el Instituto Tecnológico.

“Esto nos pone en una disyuntiva. Nosotros estamos en un lugar donde prácticamente no podemos crecer y no podemos adicionar más aulas”, explicó Fardelli. Y continuó: “En este sentido no nos permitiría eso poder asegurar la continuidad de los chicos en la escuela. Por eso la Universidad tiene una postura donde dice que solo podemos asegurar primero, segundo y tercer año. Este es el conflicto donde estamos en este momento”.

Padres y alumnos de ambas escuelas, al no obtener respuestas marcharon hasta la Municipalidad de Moreno el viernes último y fueron recibidos por la Secretaría de Obras Públicas, la Jefa Distrital Regional de Provincia y Suteba. Estos prometieron generar una mesa de trabajo entre todas las partes: la Universidad, el grupo de madres, y las diferentes instituciones del Municipio para poder encontrar una solución al conflicto.

Informe: Mercedes Chamli.



Source link